El uso de «se» para expresar involuntariedad

El pronombre se es uno de los más complejos en español debido a los múltiples usos y funciones que puede desempeñar.

En esta entrada, me voy a centrar en explicarte el uso de se para expresar involuntariedad, es decir, un tipo de estructura donde el hablante quiere indicar que la acción expresada por el verbo sucedió de forma accidental, sin participación por parte de la persona implicada.

Son frases como las que puedes ver aquí:

En todos estos ejemplos expresamos que hay una acción que sucede de forma involuntaria o accidental (la persona implicada no es la causante de la acción), pero para que puedas entender mejor cómo funciona esta estructura, fíjate primero en las siguientes frases:

Pablo rompió el jarrón. El capitán hundió el barco.

El jarrón se rompió.

El barco se hundió.

En las frases de arriba tenemos un sujeto (Pablo, el capitán) que realiza la acción expresada por el verbo. En las frases de abajo, sin embargo, el sujeto (el jarrón, el barco) no es el ejecutor de la acción, entendemos que el jarrón no hizo nada para romperse ni el barco hizo nada para hundirse, la acción simplemente sucedió. Incluso podríamos decir: el jarrón se rompió solo, el barco se hundió solo. Hay muchos verbos que, al igual que estos, tienen una forma reflexiva para expresar que una acción sucede sin aludir a la intervención de un agente que la cause (perder/perderse; caer/caerse; quemar/quemarse; romper/romperse; estropear/estropearse; derramar/derramarse; ensuciar/ensuciarse, etc.).

Las estructura que aparece en los ejemplos de la ilustración es una extensión de esto, solo que ahora hay una persona que resulta afectada por la acción. Presta atención a las tres frases siguientes:

1. Daniel quemó la cena.

2. Se quemó la cena.

3. (A Daniel) se le quemó la cena.

En la primera, Daniel es el sujeto y el responsable de que la cena se quemara. En la segunda, la acción simplemente ocurrió, no tenemos ninguna referencia a quién fue el responsable. En la tercera, Daniel es la persona afectada por lo que ocurrió, pero no es el responsable. Él no quería quemar la cena, no era su intención. Esta última frase expresa la involuntariedad o ausencia de responsabilidad de Daniel.

Esta estructura se construye con se seguido de un pronombre de objeto indirecto (me, te, le, nos, os, les) y un verbo en tercera persona singular o plural (dependiendo del sujeto).

El uso de esta construcción es muy frecuente en español, nos sirve para disminuir el grado de responsabilidad ante una determinada acción. Aquí tienes otros ejemplos:

A Juan se le ha roto la pantalla del móvil otra vez, ¡qué mala suerte tiene con los teléfonos!

Se nos ha olvidado la cita con el dentista, lo tenemos que llamar para concertar otra.

A mi hermana se le derramó el café encima del ordernador y no pudo entregar el trabajo a tiempo.

Unos amigos me ayudaron a hacer la mudanza y se les cayó* el jarrón que me había regalado mi madre.

*El verbo caer no admite el doble sentido de acción voluntaria y acción no voluntaria. En este caso, si queremos expresar voluntariedad, tenemos que utilizar otro verbo: [… ] y tiraron el jarrón que me había regalado mi madre.

Si te ha gustado este artículo, puedes seguir leyendo otras entradas del blog donde te explico más usos del pronombre se.

Comparte esta entrada:

Deja una respuesta

He leído y acepto la política de privacidad

Información básica acerca de la protección de datos

  • Responsable: Silvia Vázquez Fernández.
  • Finalidad: Gestionar y moderar los comentarios de este blog.
  • Legitimación: Necesitas dar tu consentimiento para publicar un comentario.
  • Destinatarios: Tus datos se guardan en mi hosting Riola Networks.
  • Derechos: Tienes derecho a acceder, rectificar, limitar y suprimir tus datos en cualquier momento.
  • Más información: Puedes ampliar información acerca de la protección de datos en el siguiente enlace:política de privacidad